¿Cómo empezar a practicar yoga y no desistir en el intento?



Estamos viviendo a un ritmo vertiginoso. Corremos hasta al dormir. Nos cuesta conectarnos con el presente por estar nuestra mente, pendiente de quehaceres y obligaciones infinitas en nuestras apretadas agendas. Quizá muchos de nosotros crean que esto es momentáneo, y en algún momento, luego de recibirnos; luego de casarnos; cuando los chicos crezcan; cuando finalice la construcción de la casa; cuando nos jubilemos, vamos a ser felices y poder descansar.

La cuestión es que sin darnos cuenta, la vida se nos va pasando. Perdemos de vista el pequeño detalle de que la vida es HOY. Por eso suelo recomendar a cada persona con la que hablo, que practique Yoga.
Hoy te voy a dar 5 pasos para empezar a practicar yoga y no desistir en el intento:

Primer paso: Reconoce tu estilo

Tenemos muchos conceptos erróneos sobre el yoga
, por lo cual recibo los siguientes argumentos: “es muy estático” “no tengo paciencia” “a mí dame algo que sea más activo” “no puedo quedarme sentado”. Resulta que si bien el Yoga es uno solo, existen múltiples estilos y formas de practicarlo y enseñarlo. Si te detienes un minuto a observar tu personalidad, podrás encontrar la respuesta del estilo de yoga que buscas. Hay métodos muy dinámicos como así también métodos más tranquilos, y métodos para trabajar la fuerza y la flexibilidad del cuerpo, entre otros.

Segundo paso: Encontrar a nuestro instructor

Es común escuchar personas diciendo que probaron yoga y no les gustó. Puede que hayamos probado una clase con una persona que tiene una vibración diferente a la nuestra, o que dicta un estilo de yoga que no va con mi personalidad.

Solemos relacionarnos según resonancias o reacciones químicas que suceden en nuestro cuerpo. No todas las personas que conocemos son de nuestro agrado. Por eso tenemos que probar clases con distintos formadores, hasta encontrar la persona adecuada. Quizá lleve tiempo.

Tercer Paso: Descubrir lo sagrado del espacio y el momento de la práctica

Es muy importante que te sientas cómodo en el lugar que eliges para realizar tu práctica. Sobre todo en el primer tiempo. Una vez que llegas a cierto entrenamiento, puedes estar presente y centrado en cualquier momento y lugar. Pero al iniciar esta actividad, te llevará un tiempo adaptarte y aprender a conectarte con tu ser interno a través del yoga y del manejo de la respiración. Por lo cual te recomiendo que busques un lugar que quede cerca de tu casa o de tu lugar de trabajo, para que sea fácil concurrir periódicamente, sin importar si hay tránsito, lluvias, o factores que afecten tu estado a la hora de asistir.

Una vez que encuentras un hueco en tu agenda para comenzar clases de yoga, respétalo. El yoga es el compromiso de encontrarte contigo, y hoy en día es una prioridad.




Cuarto Paso: Date tu tiempo

Cada persona tiene sus formas y tiempos para procesar cambios y nuevas actividades. Nuestro cerebro actúa de una manera única, no somos todos iguales. Te llevará un tiempo asimilar las enseñanzas del yoga, que van más allá de simples ejercicios. Cada postura tiene una función a nivel fisiológico; y nuestro plano emocional comenzará a movilizarse. Es normal que luego de comenzar a practicar el yoga, algunas personas se enfermen o tengan desarreglos menores, los cuales ocurren cuando el cuerpo comienza a acomodarse y a armonizarse. También suele suceder que desde el primer momento la mente quiera controlar o juzgar y comparar cada cosa que sucede. Sólo respira dejando que los pensamientos sigan su curso. Lentamente aprenderás a entrenar la mente para concentrarte en el momento presente.

Quinto Paso: Llevar el yoga a la vida cotidiana

El yoga no es sólo ejercicios y respiraciones, sino que es aprender a estar presentes en el momento que estás viviendo, aun cuando la mente te insista en que pienses en lo que comerás a la noche, o si has dejado la plancha enchufada, o si cerraste con llave al salir. La respiración es el camino para silenciar los pensamientos e ir conectando más profundamente con nuestro ser interno. Una vez vivenciado y aprendido, es importante llevar esta conciencia del presente a cada momento del día: cuando conduces, cuando cepillas tus dientes, cuando cocinas, incluso cuando te alimentas; respira, siente, disfruta.

Una vez que logras cumplir con estos 5 pasos, notarás cambios en todos los aspectos de tu vida. Mi recomendación personal: sé constante y convierte tus días en yoga, en unión y presencia. Es muy importante llevar una buena alimentación y beber agua.

Comparte tu experiencia inspirando y contagiando la paz que vivencias en cada práctica.
Nos gustaría saber de tus vivencias con el yoga. ¿Practicas o has practicado yoga alguna vez? ¿Cuál es tu estilo preferido? ¿Qué cambios has notado desde que empezaste a practicarlo?


.


Mariana Gomez Tello "Tuti"
Escritora, Instructora de Yoga, Profesora de Danzas y Masoterapeuta. Amante de la poesía, fanática del cuerpo en toda su expresión y apasionada por la vida y sus detalles: aromas, sabores, colores y sonidos. Vegetariana y respetuosa de la naturaleza.

SEGUINOS EN FACEBOOK

ÚLTIMOS VIDEOS NÓMADA:

Adrian Berra - Viajar.
Roma - Majestuosa Ciudad.
Acantilados de Normandia.
Ciudad de Madrid.
Oaxa Y Hierve el Agua.
Bacalar - Laguna de los 7 colores.
Isla Holbox.
Xacel Xcacelito - PLaya & Cenote.
Un día en Tulum - Tres lugares.
Kaan Luum - México.
Aventura en Barco Pirata - Brasil
Chichen-itzá - Yucatan.

ÚLTIMOS POSTEOS NÓMADA:

Oaxaca de Juarez – Patrimonio de la humanidad.
San Cristobal de las Casas – Los cinco sentidos a flor de piel.
Alimentación Viva.
Empezar clases de Yoga!
Beneficios del aceite de coco.
Mitos y Verdades la alimentación Saludable.
Viajar ayudando al Projimo.
Prevenir el Dengue.
La moda del Yoga.
Ni de izquierda, ni de derecha.
Vivir en una casa ECOLOGICA.
Las Mejores Fotos del NORTE Argentino.